4.8
( Sobre 5 )

ANTIMOSQUITOS ELECTRICO MATA MOSQUITOS - TIENDA PLAGAS ONLINE

Insectocutores e Insectocaptores There are no products in this category.

INSECTOCUTORES,  INSECTOCAPTORES, LUMINOS, Y  OTRAS TRAMPAS DE CAPTURA DE INSECTOS VOLADORES.

En este artículo vamos a explicar cómo funcionan este tipo de trampas,  la diferencia entre unos y otros modelos,  cuáles son los mejores modelos según el tipo de plaga que tengamos, y para qué tipo de dependencias o negocios se recomienda cada modelo de trampa de captura/eliminación de insectos voladores.

 

TRAMPAS DE ATRACCION MEDIANTE LUZ ULTRAVIOLETA (UV):

Todos estos modelos de trampas de luz ultravioleta tienen en común que el sistema de atracción de los insectos voladores es por la emisión de luz ultravioleta.

La luz Ultravioleta es un tipo de radiación que tiene una longitud de onda de entre 100 y 400 nanómetros (nm). Entre sus propiedades está la capacidad de atraer insectos (fototropismo).

Diversos tipos de insectos lepidópteros (mariposas, palomillas, polillas), dípteros (moscas), coleópteros (escarabajos), y  algunos otros tipos de insectos utilizan la luz del sol y las estrellas para orientarse, alimentarse, e incluso reproducirse y puesta de huevos. La luz del sol, las estrellas, y algunas luces artificiales emiten luz ultravioleta, de ahí la atracción que generan sobre estos insectos.

La luz ultravioleta como tal, no es visible para el ojo humano, por el contrario, los insectos voladores tienen adaptado sus sistemas visuales para ser especialmente sensibles a la porción ultravioleta (UV) del espectro electromagnético. Las fuentes de luz ultravioleta (bombillas y tubos) sufren un desgaste con el uso, de forma que se recomienda cambiarlos cada 12 meses (aunque nosotros sigamos viendo el color violeta de la luz que emiten después de 12 meses de uso, realmente la emisión de rayos UV baja sensiblemente transcurrido ese periodo y por tanto los insectos dejan de sentirse atraídos por la trampa salvo que reemplacemos los tubos o bombillas).

La capacidad de atracción que las lámparas eléctricas tienen para los insectos fotopositivos ( que les atrae la luz) depende del rango de la radiación electromagnética, de la longitud de onda, de la cantidad de energía emitida, de la intensidad, y del tamaño de la fuente de luz.  La cantidad y calidad de la emisión de luz UV, determinará la diversidad y cantidad de insectos capturados, por ello, a la hora de elegir una trampa de este tipo es importante que además del precio, nos fijemos en la calidad de la luz emitida, ya que los resultados variarán mucho de unas trampas a otras.

 

1 - INSECTOCUTORES:

Son trampas de insectos voladores, que atraen a los insectos (moscas, mosquitos, palomillas, polillas, etc.) mediante la luz emitida por uno o varios tubos o bombillas de luz ultravioleta. Junto a ellos se colocan una o varias resistencias eléctricas por las que circula en continuo la electricidad, de forma que cuando algún insecto volador al sentirse atraído por la fuente de luz ultravioleta entra en contacto con las resistencias, se produce una pequeña descarga eléctrica que lo mata en el acto.

Necesitan una fuente de alimentación eléctrica, normalmente un cable a la red, aunque también existen modelos pequeños autónomos que funcionan a pilas o baterías.  La capacidad de atracción y el tamaño del radio de acción del insectocutor viene determinado por la potencia de la fuente de luz, normalmente expresada en vatios (w), el número de tubos o bombillas, y también por la ubicación donde esté colocada la trampa. Los modelos normales varían desde 10 W hasta los 120 W.

Este tipo de trampa se recomienda para interiores, o al menos en zonas  bajo techo protegidas de la lluvia y salpicaduras,  ya que no son resistentes a la intemperie (si se mojan pueden producir cortocircuitos o averiarse), para locales, oficinas, terrazas cubiertas, cuadras, establos, y en general para zonas donde no se manipulen o consuman alimentos debido a que NO están autorizadas para usarse en industria alimentaria, ya que al producirse la descarga eléctrica, pueden salir disparados fuera de la bandeja de recogida de la trampa pequeños trozos de insectos como patas, alas, etc.,, que podrían caer sobre las zonas de consumo, preparación o manipulación de alimentos, con el riesgo de contaminación que ello conlleva).

Su mantenimiento básico consiste desconectar la fuente de alimentación,  sustitución de tubos 1 vez al año, y limpieza de la bandeja cada 3 meses o cuando se sature de restos de insectos.

Existen modelos de sobremesa, de pared, o para colgar o encajar en el techo. En general la zona para ubicarlos será entre 1m y los 3 m de altura sobre el suelo.

2 - TRAMPAS DE CAPTURA ADHESIVA, INSECTOCAPTORES O LUMINOS

El funcionamiento es similar al modelo anterior, con la diferencia que en vez de matar por electrocución, el insecto se elimina al quedar atrapado en una lámina adhesiva que se encuentra dentro de la trampa, junto a la fuente de emisión de luz ultravioleta. Estas láminas adhesivas, deben ser cambiadas cada 3 meses, o cuando se sature de insectos o polvo, y pierda capacidad de captura. Normalmente las láminas de captura están alojadas en el interior de la trampa de forma discreta para impedir que los insectos pegados puedan ser vistos fácilmente desde el exterior.

Existen modelos algo más sofisticados en los que las láminas adhesivas se sustituyen por un rollo adhesivo que accionado mediante un pequeño motor, va girando muy lentamente de forma que los insectos pegados en la lámina se van enrollando por un lado a medida que se va desenrollando un trozo nuevo de lámina. Cuando el rollo llega a su final, debe ser sustituido, y la duración del rollo, es similar a la de las láminas normales,  unos 3 – 4 meses.

Existen también modelos específicos para atmósferas explosivas o con riesgo de incendio, como harineras, o zonas donde se utilizan productos inflamables o explosivos.

Disponemos de toda una gama de modelos de mayor y menor capacidad de atracción según potencia, y pueden ser colocadas en paredes, techos, etc. indicadas para cubrir zonas desde 20 a 200 m².

Estos modelos cumplen con la normativa aplicable a la industria alimentaria, y están recomendados expresamente para mataderos, fábricas, bares y restaurantes, comedores, aunque también pueden colocarse en cualquier otro sitio.

Este modelo de trampas está recomendado para todo tipo de insectos voladores, y su capacidad de atracción puede ser potenciada mediante la colocación de algunos atrayentes específicos contra algunas especies de insectos.

3 – TRAMPAS DE SUCCIÓN

Igual que los anteriores modelos emplean como fuente de atracción la luz ultravioleta, pero los insectos al acercarse son succionados por una corriente que genera un pequeño ventilador, y caen dentro de un recipiente del que no pueden escapar. Terminan muriendo en su interior por deshidratación.

Son trampas para pequeñas dependencias, o de uso doméstico, y suelen funcionar a pilas. El mantenimiento es simple: cambio de bombillas una vez al año, y vaciado del recipiente cuando se llene de insectos.

 

TRAMPAS DE MOSQUITOS:

Aunque a menudo los mosquitos son atrapados en las trampas de luz ultravioleta, existen otros modelos de trampas creados específicamente para la captura de mosquitos con mayor capacidad de captura.

This category is currently unavailable.